¿Por qué es importante ventilar un espacio?

Una de las primeras razones que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de la necesidad de mantener una casa ventilada es evitar ese olor rancio que se produce en los lugares cerrados. Sin embargo, más allá de lo desagradable que pueda resultar un espacio sin ventilar, existen otras razones más poderosas para realizar este tipo de mantenimiento, ya sea en tu hogar o en tu puesto de trabajo. Y es que un lugar mal ventilado puede llegar a ser pernicioso para la salud de muchas maneras diferentes.

Las sustancias tóxicas que se acumulan en el hogar y en otros lugares cerrados pueden provocarnos incomodidades de diverso tipo tales como ansiedad o problemas respiratorios como el asma, algo que se intensifica en los ancianos y en las personas con problemas respiratorios. Otras problemáticas que pueden surgir de una ventilación incorrecta del ambiente pueden ser dermatitis, dolores de cabeza, insomnio y una falta de energía y de vitalidad generalizadas.

Renovar el flujo de aire del interior de una vivienda es clave para respirar un ambiente limpio y fresco, libre de toxinas. Hay que tener en cuenta que, en muchos hogares, hay personas fumadoras que no paran de exhalar humos contaminantes; también, muchos de los productos que utilizamos en la limpieza del hogar o en las labores de mantenimiento resultan un peligro para nuestra salud, como por ejemplo determinados tipos de vapores producto del uso de sustancias químicas y aerosoles. Tampoco podemos olvidar incluir la propia suciedad que se acumula en elementos decorativos tales como alfombras y moquetas, que pueden ser foco de alergias de diverso tipo en personas vulnerables.

Por estas y por otras razones, cuidar de la ventilación es algo esencial para mantener el confort y el bienestar en el hogar. Este hecho es extensible a todos los meses del año; sea verano o invierno, ventilar es necesario todos los días del año. La mejor hora para abrir las ventanas es a primera hora de la mañana; de esta manera, eliminaremos el CO2 y la humedad acumuladas durante la noche, y el aire que entrará será más fresco y limpio debido a los bajos niveles de contaminación en el ambiente a estas horas.

En ocasiones, la ventilación de tipo natural o cruzada (la que obtenemos a través de las corrientes de aire) no es suficiente; esto sucede en algunos hogares, aunque sobre todo es común en superficies de dimensiones mayores y con una gran concentración de personas, como pueden ser oficinas, comercios u otro tipo de instalaciones. En estos casos, obtener un medio de ventilación forzada o mecánica como puede ser un sistema de aire acondicionado que se encargue de eliminar gases de tipo contaminante y que, al mismo tiempo, proporcione la temperatura ideal para garantizar las mejores condiciones de bienestar, es lo mejor tanto para las personas que permanecen allí de forma habitual como para las visitas.

De manera que, si tu hogar está mal ventilado, no optes por cubrir el problema a base de ambientadores o sprays que cubran el mal olor, sino que lo mejor es que apliques una solución efectiva que mantenga el ambiente fresco y renovado, para mantener tu salud y la de los tuyos.