Certificación energética, un servicio importante

South_Point_Wind_Farm

Certificación energética, un requisito para todas las edificaciones

Todas las edificaciones y sus propietarios requieren de la certificación energética para realizar diferentes intercambios comerciales, como el arrendamiento o la venta de los inmuebles. Este documento es un requisito legal, exigido con el propósito de que las personas que residan en el lugar estén cómodas y que el lugar tenga una larga vida útil y se encuentra en óptimas condiciones para proporcionar un servicio de calidad.

La certificación es un requisito de todos los propietarios, ya que los arrendatarios y los compradores pueden pedir el mismo para verificar la calidad del inmueble a adquirir. Las empresas que realizan estos estudios tienen en cuenta los materiales constructivos, con los que se han realizado las edificaciones y las instalaciones de climatización, que cumple un servicio de gran importancia.

Los usuarios en general pueden pedir a los propietarios la certificación energética que suele dar un estudio de arquitectura de los inmuebles, para que en el caso que sea necesario se realicen mejoras, con el objetivo de contar con un  buen servicio. Los elementos que se tienen en cuenta a la hora de realizar el estudio son: calefacción, refrigeración, ventilación, producción de agua caliente e iluminación.

Pasos que siguen las empresas para proporcionar la certificación energética

  1. El primer paso es la visita de personal experto a la edificación, el cual se encarga de tomar los datos de la construcción y las instalaciones energéticas. Además de realizar una visualización del edificio en concreto para poder determinar lo que se va a realizar en el edificio en concreto.
  2. En la misma visita y después se realiza un estudio de los elementos que conforman la envolvente térmica, esto se refiere a los cerramientos verticales y horizontales, las particiones y huecos y los puentes térmicos.
  3. Se realiza un completo análisis de los elementos que hacen que disminuya la calificación energética. Entre los mismos se encuentran defectos que provocan que el servicio proporcionado no sea de la mejor calidad.
  4.  Cuando se tienen los anteriores datos los expertos se encargan de realizar el cálculo para proporcionar una certificación energética adecuada, teniendo en cuenta la calificación obtenida y dando una certificación centrada en todos los aspectos que engloba la energía, dando el máximo soporte siempre y con la mejor determinación.
  5. El proceso termina con la entrega del certificado a los propietarios, que son los responsables de disponer de este elemento, al mismo tiempo la empresa proporciona algunas mejoras que se deben realizar con el objetivo de obtener una mejor calificación, lo cual es beneficioso para todas las partes. Para los propietarios porque sus edificaciones se conservan en buenas condiciones y para los arrendatarios porque adquieren un buen servicio.